lunes, 15 de abril de 2013

La inspiración de escuchar.

Hace tiempo tropecé con la película del director tailandés Apichatpong Weerasethakul que da nombre a este blog. Entre los múltiples temas que se desmenuzan en la trama, aparecían la relación médico-paciente y la contraposición entre la cercanía de la consulta rural y la esterilización emocional de los grandes hospitales. Este cine innovador y preciosista, de humor irónico y raíces budistas me hizo pensar en volver a escribir. Realmente, la medicina es una fuente constante de inspiración para todo aquel que se interese por la naturaleza humana.
El director tailandés Apichatpong Weerasethakul.



Otras piezas interesantes del séptimo arte, que analizan aspectos del mundo de la medicina y me han hecho redescubrir este potencial expresivo que se vive en frente de un paciente -o como paciente uno mismo- han sido, muy especialmente:



-'Ikiru (Vivir)', 1952, Akira Kurosawa, Japón.


Inolvidable, conmovedora, obra maestra del cine de todos los tiempos. Siempre recordaré a Watanabe, protagonista de esta historia sobre el sentido de la vida en las pequeñas cosas, sentado en un columpio bajo la lluvia. Una vida gris, monótona y entumecida como oficinista se torna en un redescubrimiento de los placeres cotidianos. Tras el diagnóstico de un cáncer terminal de estómago, Watanabe decide VIVIR y VIVE durante los últimos meses que le quedan de existencia.

Pienso que esta película ha podido ayudar incluso a muchos enfermos en situaciones similares, especialmente al tratar sobre una patología que azotó a los países asiáticos en tal proporción.

'Llevo treinta años sin contemplar una puesta de sol'.



-'Les invasions barbares', 2003, Denys Arcand, Canadá.

Denys Arcand.

Un guión simplemente brillante, inteligente, cultivadísimo, divertido, emotivo, energético. Esta es la historia de un vividor, un hombre que en contraposición a Watanabe, no se ha privado de nada y teme ahora su inminente muerte. Gravemente enfermo de un cáncer terminal, reflexiona sobre su vida y sobre la situación mundial con una lucidez que aplasta.



-'Smultronstället (Fresas salvajes)', 1957, Ingmar Bergman, Suecia.



Una de las obras maestras de uno de mis directores favoritos. El doctor Borg, que ha conseguido todos los éxitos posibles como médico y tiene el reconocimiento de sus pacientes y colegas, reflexiona sobre su vida personal a través de un viaje para asistir a un homenaje en su universidad. El sabor de las fresas salvajes en la casa de su infancia, los exámenes de medicina frente al microscopio, los tenebrosos sueños donde contempla su propio cadáver... y, esa sensación de vacío. Todo eso le hará reflexionar sobre lo vivido.

'El séptimo sello' es otra gran obra de Bergman sobre la vida y la muerte, sin duda.



-'Mia aioniotita kai mia mera (La eternidad y un día)', 1998, Theodoros Angelopoulos, Grecia.



Un escritor que compra palabras olvidadas para escribir con ellas poemas es el personaje principal de este paseo por los últimos días de vida de una persona enferma. Este poeta, de nombre Alexander, se enfrenta ahora al reto de comprender a sus seres queridos antes de morir. A través de las cartas de su fallecida esposa, intenta descifrar los pensamientos de esta y de su hija.

-------------

Y otras películas, que aunque no han tenido tanto calado para mí, creo transmiten ideas muy interesantes sobre temas médicos son:



-'The Fountain', 2006, Darren Aronofsky, EE.UU.

Un médico y un conquistador español en Sudamérica pelean por la consecución de la inmortalidad.


-'Biutiful', Alejandro González Iñárritu, 2010, México.

Últimos días de un hombre gravemente enfermo, encierra también una crítica social bastante conmovedora.


-'Hævnen (Civilization) (In a Better World)', 2010, Susane Bier, Dinamarca.

Película que transmite la sensación de pérdida y caos personal con fuerza desgarradora, a través de varias historias que se entrecruzan. Entre ellas la de un niño que ha perdido a su madre recientemente y busca redención y revancha, y la de un matrimonio de médicos daneses en trámites de separación.


-'Wit (Amar la vida)', 2001, Mike Nichols, EE.UU.

IMPRESCINDIBLE película para médicos y profesionales sanitarios de todo tipo. El viaje hacia la muerte de una paciente terminal y todo los errores de comunicación y calidad humana que se cometen en los hospitales con frecuencia. Es de un realismo brutal, crítica y honesta. Es un reflejo del día a día al que nos enfrentaremos muchos y se expone a veces en seminarios de comunicación médica.


-'Mi vida sin mí', 2003, Isabel Coixet, España.

Película nostálgica y lírica sobre el cambio en la vida de una chica con un una lista de 'cosas que hacer antes de morir'.


-'50/50', 2011, Jonathan Levine, EEUU.

Cine indie sin gran filigrana artística, si bien encierra un mensaje muy positivo sobre todo para gente joven que se está enfrentando a tumores. La relación médico-paciente es sincera y realista, mostrándonos los puntos flojos que se ven con frecuencia en las consultas.


-'Y tu mamá también', 2001, Alfonso Cuarón, México.

Oda a la vida. Película de tintes eróticos y diálogos simplistas que encierra sin embargo, una fuerza bastante positiva y un sentimentalismo sincero, sin tapujos.



Un agradecimiento de corazón a mis pacientes, por lo que he aprendido de ellos siendo estudiante, y por ser motivación constante para seguir en este camino para ser médico. He visto protestas abusivas, descaros y prejuicios en las consultas, tanto en la dirección paciente-médico como en sentido inverso, pero la mayoría ha sido bueno. Realmente es muy reconfortante trabajar con personas, sentarse sin tapujos a escuchar sus opiniones y sus miedos, e intentar ayudarles a sentirse mejor. No siempre podemos curar, y eso es un dolor muy grande para todos los que nos dedicamos a esto, pero siempre siempre podemos cuidar de un enfermo. Seamos humanos antes que médicos.

En unos días elegiré especialidad y hospital donde realizar la residencia MIR, y estoy segura de que seguiré aprendiendo mucho de los pacientes y de los médicos que de ahora en adelante van a cruzarse en mi camino.

1 comentario:

  1. Un texto muy interesante y precioso. Seguiré por cierto.

    ResponderEliminar